Joaquín Luna, a su artículo ¡Qué listos son en la Cerdanya!

Resultado de imagen de non grato
El ¿señor? Luna, si se hace una consulta a nivel comarcal, seguro lo declaramos persona non grata en la Cerdanya.

No hace falta formalismos ¿señor? Luna, para responder su asalariado escrito en referencia a la Cerdanya y su gente.    Imagino que sus amigos de verdad le sobran en los dedos de una mano.

No todo vale para complacer a su amo, que por cierto y como casi toda la burguesía catalana, (en su caso su amo es conde, o sea que más que burgués es miembro de la realeza) no todo vale Joaquín Luna, usted es nacido en Barcelona, pero visto su nombre de entrara reniega de la tierra donde nació, de lo contrario sería Joaquim.  

Pero es verdad que algunos periodistas tengan CV o no, escriben desde las cloacas y otros, como puede apreciarse en sus palabras, escriben desde el servilismo propio de vasallos que, cercanos a su vida laboral quieres retirarse con el visto bueno de sus amos.

No todos, teniendo o no, dinero, compraríamos una segunda residencia, este servidor en eso coincide con usted, no la tendría, no porque sea de los listos que viven en la Cerdanya, sino que mi materia gris funciona y hecho cuentas,

Dicho esto, desgranemos su asalariado y servil escrito.

Ya de entrada, a pesar de tener a sus espaldas un buen recorrido por el mundo y querer demostrar que goza de inteligencia y sentido común, sus primeros comentarios demuestran lo contrario, pero imagino que todo viene de lo mismo, o sea, de su servilismo.

“Sube” desde Barcelona en plena ola de calor a la montaña, concretamente a la Cerdanya, donde somos listos y no de farol, ni porque usted lo diga, somos listos y le diré más abajo porqué, a ver si se entera como son las cosas.

Bien, la mayoría de los individuos como usted sube a la Cerdanya a darse caché, algo natural, fíjese, se aloja en el único 4 estrellas de la comarca, pero…su habitación carece de aire acondicionado…mal periodista, señal de total desconocimiento de la zona, un 3 estrellas de la villa, uno de los más antiguos y prestigiosos de la villa y la comarca, siendo 3 estrellas, cuenta con ese servicio, ah…y también tiene alfombra en la habitación.

Se dirige a un restaurante “cuqui”….otro error, sujeto listo, pero que se puede esperar de alguien que teniendo universidad en su ciudad de va a cursar estudios a Navarra….le informo que su jefe come en un restaurante sin pretensiones, más sencillo que decir hola, pero con un servicio y carta que su jefe y la mayoría de la burguesía y tejido empresarial de Cataluña tienen como habitual, otro error, nada digno de un profesional como usted, igual los años le están haciendo perder oficio.

Lo sientan al costado de su ex…vaya contrariedad, es que en la Cerdanya somos listos, no adivinos, pero, seguramente usted desconoce que existe una frase corta pero efectiva; “por favor, señor camarero, podría cambiarme de sitio, es que tengo X problema”, le aseguro que somos muy resolutivos por estos lares, captamos ciertas situaciones con mucha facilidad, vivimos en montaña, pero nuestras neuronas funcionan muy bien, provengamos de donde provengamos.

Y no, no nos creemos dueños de lo que no nos pertenece, aunque muchos de su calaña sí, igual por eso escribe así, porque “cree el ladrón que todos son de su condición”, somos serviciales, educados, pero no tontos, puede que no tengamos tanto poder adquisitivo, pero nos sobra sentido común, cosa que desde el título de su escrito usted demuestra carecer.

Se indigna y alarma porque los vecinos de la comarca pongan el grito en el cielo ante la opción de los barceloneses optaran por pasar la cuarentena en la Cerdanya… a ver ¿señor? Luna… la inmensa mayoría de los alcaldes, comenzando por el señor Albert Piñeira, alcalde de Puigcerdà, o Elies Nova, de Llívia se lo dicen públicamente ante los medios de comunicación.

La actitud de los barceloneses puede tildarse de temeraria, por no decir irresponsable, y mire usted que el castellano es un idioma tan rico ¿que parte de quedarse en casa no entienden?  ¿o acaso no ven las noticias? ¿o no ven acaso lo que sucede en el mundo?

Y no sólo los alcaldes les advierten que es irresponsable, porque puede usted argumentar que aprovechan las circunstancias para hacer política, se lo dice el director de un hospital, no se lo dicen los 4 catetos que vivimos aquí y que usted y su caterva califican de listos destripaterrones.

El problema está, ¿señor? Periodista servil que NO SON VACACIONES, ES CUARENTENA, es estado de alarma, ¿Qué parte no entiende? ¿necesita un mapa o su vasallismo es proporcional a su ignorancia? ¿donde está su profesionalismo? ¿o es que cuando lo enviaban como corresponsal al extranjero lo hacían con la esperanza que no regresara jamás? 

Y ahora, gratis, por cierto, le respondo a su sugerencia que si estamos ofendidos cerremos nuestros comercios.    A ver si aprende algo de la Cerdanya y la próxima vez que suba, que espero sea jamás porque aquí no comparto una imagen de su rostro por temas de derecho de autor, pero tranquilo que dos terceras partes se ha quedado con su rostro, su nombre y por supuesto, con sus palabras y créame, no están ofendidos, no, están indignados y rezando para que suba, desde la gente del hotel al Pagés de Lles.

Le voy a ilustrar de forma gratuita, porque veo que usted sabe de la Cerdanya lo que yo de Minks, pero, a diferencia de usted, si deseo pasar unos días de vacaciones, antes de ir, me informo, no de los restaurantes “cuquis” u hoteles 4 estrellas (porque no tenemos de 5) para subir mi caché, me informo, porque aquí lo más “cuqui” o lo más caro no es precisamente lo mejor. 

Menciona usted las costosas carreteras… poco conoce incluso de eso, la C16 tiene un excelente trazado acabado hace unos 15 años a la altura de Berga, a partir de allí, prepárese a subir, ¿o no le mencionó su noble jefe que luego de Berga el tráfico los fines de semana es un suplicio y que un desplazamiento de 1 hora 45 se transforma en 2 horas largas en época de esquí o en agosto?

 Y no, no cumplen con las normas, contados o no, no las cumplen, en Llívia sus adinerados defendidos son tan irresponsables que salen a jugar con sus niños a la calle, por ejemplo.  

. Y aquí viene el regalo ¿señor? Luna, usted que hace gala de su materia gris, a su sugerencia o afirmación de que vivimos gracias a ustedes, a ese comentario final de arrebato de libertad, a que echen cuentas anuales,

SOMOS LISTOS, ¿señor? Joaquín Luna, mucho más de lo que usted cree.

Es más, deberíamos ser objeto de estudios de mercado, por especialistas de marketing, le regalo eso, le develo porqué somos listos, de su vasalla mirada.

SOMOS LISTOS, por que usted que incita a las matemáticas afirma que vivimos gracias a la segunda residencia, que, como media sube 35 días al año a la Cerdanya, somos listos porque vivimos de la segunda residencia que sube en época invernal los fines de semana a esquiar, pero que en un 85% gasta su dinero no en tiendas ni restaurantes sino en el Carrefour o los demás supermercados de la Cerdanya.

SOMOS LISTOS porque desde la crisis en adelante las opíparas cenas o comidas de sus defendidos o son en la casa o piso que poseen o alquilan, o en pizzerías o locales de comida rápida de la comarca.

SOMOS LISTOS porque con sólo 35 días promedio de facturación de la segunda residencia somos capaces de vivir 330 días más ¿puede usted hacer eso?  ¿pueden hacerlo sus defendidos, a excepción de su jefe, claro?  

SOMOS LISTOS porque a diferencia de iluminados como usted que nos señala sin saber apenas de esta comarca, a no ser del caché que le puede dar, tenemos sentido de responsabilidad y de supervivencia, todo lo contrario, a lo que usted en sus egoístas e irresponsables apreciaciones vasallas formula. 

No soy catalán, no de origen, pero uno no es de donde nace, sino donde elige vivir, amo la tierra donde vivo, no la defiendo de individuos como usted, que por desgracia sobran en este mundo.

Ahora vaya y dígale al conde que le respondí y estoy seguro que en nombre de muchos y muchos vecinos de esta comarca.  Y no se equivoque ¿señor? Luna, no vivimos de vosotros, no son nuestra principal fuente de ingresos, somos gente de trabajo, humildes, pero ni tontos, ni listos, pero nos indigna las actitudes egoístas e irresponsables de sus defendidos que se toman un estado de alarma como vacaciones y encima se enfadan si los criticamos, al punto de marcharse por el túnel recriminando al personal del mismo porque se han cerrado las pistas de esquí. 

Mucho pero que mucho le falta a usted para poder llamarse periodista, porque si de verdad lo fuese apelaría antes de nada al sentido común, a la responsabilidad, pero claro, cuando usted estudió, curiosamente en Navarra, igual aún los títulos se compraban con favores o por cercanías al caudillo.

Espero nunca tener el mal momento de conocerlo, en resumen, espero que no pise la Cerdanya en lo que le queda de vida, pero si lo hace, antes, infórmese, luego, si quiere conocer de verdad esta comarca, cambie de hotel, y de restaurantes “cuquis”, es más, pregunte a su noble jefe dónde comer como la gente, conocerá entonces una minúscula muestra de una comarca que tiene muchísimo por enseñarle, al punto que aunque resulte oneroso, se plantee obtener una segunda residencia.    

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.